Mascotas

El síndrome de Horner

16 mayo, 2016

¿Tienes mascota? ¿Sabes lo que es el síndrome de Bernard Horner? Hablamos de una enfermedad neuroftalmológica, de una alteración del sistema nervioso simpático que puede esconder otras patologías más graves. El sistema nervioso simpático regula las condiciones internas ante los estímulos externos. Entre otras cosas, el síndrome incrementa la frecuencia cardíaca y dilata los bronquios y las pupilas. Vemos el resto de síntomas en esta nueva entrada de Eco-Jardín.

Las primeras señales de que nuestro perro o gato puede sufrir el síndrome de Horner son la caída del párpado superior, el prolapso de la membrana nictitante, el hundimiento del ojo y la contracción de una de las pupilas (miosis). Al hablar de las causas, tenemos que tener claro que frecuentemente este síndrome es de etiología idiopática. Esto quiere decir que no es posible encontrar una causa específica. Sin embargo, sí que hay otras alteraciones que pueden derivar en el síndrome de Bernard Horner. Hablamos por ejemplo de traumatismos, infartos o afecciones neoplásicas como tumores en la parte alta de la médula espinal torácica. Otras causas son lesiones en las raíces de la estructura nerviosa llamada plexo branquial. Esto suele venir acompañado de parálisis de las patas delanteras sobre todo en los felinos. También pueden causar este síndrome las lesiones cervicales, la otitis o las lesiones en el oído medio, los traumatismos, neoplasias o los abscesos detrás del globo ocular.
sindrome de bernard horner

En lo relativo al tratamiento, este dependerá de cuáles sean las zonas del sistema nervioso simpático afectadas. El pronóstico va a depender de la causa y de la localización de la lesión. Por ejemplo, las lesiones postganglionares (plexopatías) tienen mejor pronóstico que las preganglionares (radiculopatías). Las primeras se dan cuando hay una lesión en el plexo branquial, localizado a cada lado del cuello y en el que se encuentran los nervios que vienen de la médula espinal y que se distribuyen hacia las patas delanteras. En cambio, las lesiones preganglionares afectan a una raíz nerviosa causando la pérdida o disminución en sus funciones. Si ves que tu mascota presenta alguno de los síntomas anteriores o si detectas alguna anomalía en sus oídos como mal olor o picor acude cuanto antes al veterinario para que determine el tratamiento más adecuado. Ten en cuenta que una infección en el oído no tratada a tiempo puede derivar en esta enfermedad.

sindrome de horner en perros

¿Y qué pasa con el síndrome de Horner en perros? Pues en estos animales los síntomas son los mismos que en los gatos. Desde miosis (contracción pupilar) o caída del párpado hasta enoftalmia (ojo hundido) o sudoración de la zona facial afectada. Recuerda que determinadas razas son más propensas a desarrollar el síndrome y que ciertos procedimientos como las limpiezas de oídos pueden ser una de las causas si no las confiamos a personal experimentado.

El síndrome de Bernard Horner también puede afectar a las personas. Puede aparecer ya desde el momento del nacimiento o bien adquirirse posteriormente a cualquier edad. La gran mayoría de los casos congénitos tienen una etiología benigna. De todas formas, como en el caso de los animales, es algo que hay que examinar teniendo en cuenta que puede ser el síntoma de una enfermedad subyacente más grave.

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply