Medioambiente

El reciclaje del papel

30 julio, 2015

En Eco-Jardín llevamos varias semanas tratando en profundidad el tema de la reutilización de diferentes componentes. Tras explicaros la importancia de esta actividad o el proceso del plástico, es momento de abordar el reciclaje del papel, sin duda, una de las formas más beneficiosas para la naturaleza y de más utilidad para nosotros como consumidores.

Esta clase de reciclaje cobra especial importancia por el hecho que su producción requiere una inmensa cantidad de materias primas, derivando en un alto coste medioambiental que sería casi insostenible de no existir esta alternativa ecológica.

Lógicamente, esta actividad tiene como único objetivo producir nuevo papel a partir de uno que haya sido utilizado previamente. Para conseguir el reciclaje del papel se podrá utilizar molido (el que se obtiene de trozos o recortes de manufacturas), de pre-consumo o de post-consumo. Este último tipo suele ser el más habitual, siendo los periódicos o revistas las principales fuentes.

El reciclaje del papelUna vez en la planta de reciclado, el proceso se iniciará con una selección y clasificación de todo el papel, escogiendo aquel que se encuentra en unas condiciones adecuadas para ser reutilizado.

Este procedimiento de reciclaje cuenta con varias fases. Tras la selección del más adecuado, se comenzará lo que se conoce como “pastificación”. En este punto se añadirán diferentes disolventes químicos para que las fibras que componen el papel se vayan separando unas de otras.

Tras este primer paso, será momento de llevar a cabo una selección o criba sobre todo aquel material que no es propiamente papel y que, por lo tanto, no se deberá utilizar en la fabricación del nuevo.

Para continuar con este procedimiento de reciclaje, tendremos que llevar a cabo una centrifugación de todo el material. Con esto se consigue que los diferentes componentes se vayan separando según su densidad. Una vez que este paso haya terminado, se iniciará la flotación, donde se tratará de eliminar toda la tinta del papel gracias a la utilización de burbujas de aire.

En último lugar, toda la pasta resultante se lava para tratar de deshacerse de cualquier partícula o resto que hubiera podido quedar. Tras ello, se llevará a cabo un blanqueamiento mediante el uso de peróxido de hidrógeno, aunque también se puede utilizar otro componente como el hidrosulfito de sodio.

El contenedor azul será el indicado para arrojar el papel

El contenedor azul será el indicado para arrojar el papel

No es ningún secreto que con el reciclaje del papel se obtiene un producto de una calidad algo inferior al original. La causa principal es que las fibras que lo componen se rompen durante las diferentes fases de este procedimiento. Esto no implica tampoco que no sea utilizable en muchísimas actividades de nuestro día a día.

Por suerte, hoy en día, la inmensa mayoría de los papeles (por no decir casi todos) se pueden reciclar. La única excepción serán aquellos a los que se les haya realizado algún tipo de tratamiento, como el abrillantado, plastificado o encerado. Los papeles de envolver regalos tampoco pueden ser reutilizados debido a su baja calidad.

Por último, recuerda que el contenedor donde tendremos que depositar los restos de papel será el azul.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply