Mascotas

¿Qué es la leishmaniasis?

20 mayo, 2016

¿Sabes qué es la leishmaniasis y sus síntomas en perros? ¿Sabes si hay razas más propensas a contraer la enfermedad que otras? Lo vemos todo en esta nueva entrada de Eco-Jardín.

Los síntomas de la leishmaniasis puede aparecer en piel, ojos o en las extremidades. Se trata de una enfermedad crónica que, a pesar de lo que se haya podido creer durante mucho tiempo, no se transmite por la picadura de un mosquito. El culpable es un insecto de la misma familia llamado fleblotomo. Su hábitat es diferente y su modo de actuar también ya que son más silenciosos que los mosquitos. Viven en lugares oscuros y húmedos con restos de materia orgánica y son las hembras las que pican e inoculan el parásito. En España, existen dos picos de máximo riesgo: junio y septiembre-octubre. De todas formas, por efecto del cambio climático, los meses en los que el flebótomo es más activo se están prolongando.

La leishmaniasis y sus síntomas en perros se pueden presentar en razas de cualquier tamaño. Todos los perros son sensibles a ser infectados por leishmaniosis. Aunque el perro no salga mucho al exterior puede ser picado igualmente por el insecto ya que este llega hasta el interior de las casas sin problema. Aparece frecuentemente dentro de casas de zonas rurales y urbanas más que nada en épocas de calor. Sobre todo, si abrimos con frecuencia puertas y ventanas.

Como otras enfermedades que pueden afectar a nuestros perros, la leishmaniosis tiene tratamiento. No existe uno definitivo, pero sí varias soluciones terapéuticas por las que tu veterinario puede optar. Se trata en esencia de reducir la cantidad de parásitos activos y de estimular la capacidad de respuesta del animal. Si existen daños los órganos internos del perro puede aplicarse medicamentos específicos en el tratamiento de la leishmaniasis.

Como decimos, aunque prefiera las temperaturas cálidas, el fleblotomo puede picar más allá del verano. De todas formas, su presencia es mayor durante los meses de primavera y verano. Excepto en algunas zonas muy frías del nuestro país, la presencia de flebotomos es constante todo el año, presentando como decíamos antes dos picos de mayor actividad en verano y a principios de otoño.

Como te puedes imaginar, la leishmaniasis se puede prevenir. Aunque no existe vacuna, si se puede estimular el sistema inmune del perro. Con algún repelente antiparasitario podemos reducir las posibilidades de que el flebotomo pique a nuestra mascota y le inocule el parásito. Aunque convivamos con un perro infectado no hay problema porque la leishmaniosis solo se contagia a través de la picadura del flebotomo.

Un perro puede llevar una vida normal a pesar de sufrir esta enfermedad crónica. Es importante hacerle controles rutinarios para prevenir un nuevo bote. Por último, ten en cuenta que el periodo de incubación de la leishmaniosis es muy variable y puede alargarse durante varios meses. Por eso mismo, algunos canes infectados se muestran sanos en apariencia. Sin embargo, una vez que el parásito esté en el animal, la enfermedad puede desarrollarse en cualquier momento por ejemplo ante una situación puntual de estrés o por cambios en el organismo del perro.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply