Otros temas

¿Cómo se consigue que el agua sea potable?

2 febrero, 2016

Teniendo que en cuenta que la demanda de agua potable ha crecido exponencialmente en las últimas décadas, depuradoras de oxidación y otros dispositivos como las potabilizadoras son cada vez más necesarios. En esta nueva entrada de Eco-Jardín nos ocupamos del proceso que se sigue para que el agua del grifo sea apta para el consumo humano.

En las Plantas de Tratamiento de Agua Potable (E.T.A.P.), al agua bruta se la somete a una serie de procesos para eliminar las sustancias nocivas para nuestra salud. Normalmente los procesos son la regulación, la floculación, la filtración y la desinfección. El primero de ellos consiste en regular el caudal de entrada del agua a la planta para no sobrepasar su capacidad de tratamiento. En la fase de floculación se recurre a reactivos químicos para crear flóculos. Se trata de pequeñas partículas aglutinadas capaces de eliminar a su vez ciertas partículas del agua residual. En la fase de filtración se hace pasar el agua decantada por un lecho de arena para retener las partículas que no fueron separadas en el proceso anterior. Por último, la fase de desinfección es el proceso de cloración. Se trata de eliminar microorganismos patógenos con cloro y derivados, con luz ultravioleta y recurriendo a la ozonización. Esta última se usa mucho en el tratamiento de aguas, tanto potables como residuales. Lo que hace, entre otras cosas, es reducir el olor, el color, el sabor y la turbidez de las aguas. Es, en otras palabras, un potente desinfectante.

depuradoras oxidacionCada vez se dan más pasos en el campo del tratamiento de aguas. Hoy día existen procedimientos novedosos como la cloración mediante dióxido de cloro, las membranas selectivas de nanofiltración, la microfiltración o los tratamientos con carbón activo entre otros. Se usará una u otra técnica en función del tipo de problema o contaminante detectado en el agua bruta. Algunas plantas potabilizadoras de agua, como las depuradoras de oxidación, usan membranas de ósmosis inversa para eliminar todo tipo de sustancias disueltas en el agua como pueden ser sales o metales pesados. Se trata de que el agua destinada al consumo humano esté libre de unos niveles de cal que podrían resultar perjudiciales. Se trata también de eliminar otros elementos nocivos como cloro, plomo, flúor, herbicidas, calcio, magnesio, mercurio y nitratos. Las membranas semipermeables que se usan son capaces de retener el exceso de sustancias disueltas en el agua. Otros métodos utilizados son los filtros de lecho de sílex y antracita, las resinas de intercambio iónico o las membranas de ultrafiltración.

depuradoras oxidacion

El agua obtenida de los procesos de ósmosis inversa es perfecta tanto para beber como para cocinar. Es un proceso que podríamos comparar con el que realizan los riñones para purificar la sangre. Recuerda que el agua osmotizada cumple con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al tener un nivel de mineralización bajo (<100ppm). Este agua es además diurética, es decir, nos ayuda a depurar nuestro organismo especialmente en los procesos renales. La organización insiste en la necesidad de garantizar la inocuidad microbiológica y, por ello, proporciona una serie de valores de referencia correspondientes a numerosos peligros de origen químico.

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply