Plagas

Las plagas y el verano

14 julio, 2015

¿Alguna vez te has preguntado por qué proliferan tanto las plagas durante el verano? Son muchos los insectos y roedores que se aprovechan de las buenas temperaturas para extenderse por ciudades y pueblos. Es por eso que esta época resulta tan delicada e importante en la lucha por mantener un hogar limpio y libre de infecciones.

Es básico que no subestimemos esta amenaza, ya que estas especies pueden causar graves problemas, como puede ser la contaminación de alimentos, la transmisión de enfermedades o la creación de daños estructurales y estéticos en nuestro hogar. ¿Estás dispuesto a arriesgarte?

Aunque es muy habitual que todo tipo de plagas aparezcan durante el verano, lo cierto es que hay factores que pueden facilitar su aumento, como por ejemplo el aumento de las temperaturas en calles, hogares o jardines. También ayudará el tipo de invierno que se hubiera vivido, siendo los secos y poco lluviosos los más amables con insectos y roedores.

Las plagas y el veranoPor eso, es muy importante que sigamos ciertos consejos para prevenir plagas, evitando que suframos una “invasión” que podría tener consecuencias negativas para nuestra salud o nuestra calidad de vida. Pese a todo, hemos de ser conscientes que no será posible terminar al 100% con este problema, pero sí controlar su presencia en zonas habitadas por personas.

Una de las plagas habituales durante el verano es la de las cucarachas. Las tres especies más típicas en ciudades suelen ser la cucaracha alemana, la cucaracha negra y la cucaracha americana (la de mayor tamaño de las tres).

Uno de los mejores consejos para prevenir este tipo de plagas será actuar de inmediato nada más que se detecte la presencia de estos insectos. El motivo no es otro que su gran rapidez de reproducción, así como la amenaza que supone la transmisión de enfermedades como la salmonelosis o la disentería.

Otra plaga que tiene bastante importancia durante las épocas de calor es la de mosquitos, sobre todo durante los atardeceres y las noches. Las especies más habituales son la del mosquito trompetero y el mosquito tigre, este último habitual sobre todo en la zona mediterránea.

Junto a los mosquitos, también es habitual que se multiplique la presencia de las moscas domésticas, pudiendo llegar a convertirse en una auténtica molestia. También es posible que aparezca otra especie como es la mosca negra, también conocida como “chupasangre”, cuya picadura puede producir dolor y escozor.

Las plagas y el veranoLas hormigas también suelen proliferar durante el verano. Aunque es muy complicado que puedan llegar a suponer un riesgo para nuestra salud, sí que es cierto que pueden llegar a ser realmente molestas.

Por último, otras plagas que pueden aparecer durante el verano es la de las avispas, muy habituales en piscinas y jardines, y las de los roedores, como las ratas y ratones, que aprovechan el calor y la humedad para reproducirse y acceder al interior de viviendas y edificios.

Recuerda que entre los principales consejos para prevenir plagas se encontrarán mantener una correcta higiene en nuestro hogar, cerrar correctamente las bolsas de basura, revisar los desagües para evitar aguas estancadas y sellar cualquier grieta que pudiera suponer una entrada para insectos y roedores.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply