Mascotas

Los peligros de la desungulación en gatos

8 abril, 2016

Cortarle las uñas a tu gato no sólo es aconsejable, sino necesario. Quitárselas del todo, es decir, acometer una desungulación, es lo último que se debe hacer por muchas razones de peso que repasamos en Eco-Jardín. De hecho, es una práctica prohibida en muchas comunidades de nuestro país.

Cuando hablamos de desungular nos estamos refiriendo a una operación quirúrgica en la que se eliminan totalmente las uñas del felino. Una intervención totalmente desaconsejada por el común de los veterinarios por las nefastas consecuencias que conlleva para el animal. En esencia, estamos hablando de amputar la última falange del dedo del animal, es decir, la base del tendón retráctil y el lugar de donde nace la uña. En consecuencia, el gato pierde la posibilidad de rascarse,  defenderse o trepar a los árboles. Pierde, por lo tanto, gran parte de su naturaleza.

uñas gato

Los problemas que pueden aparecer si eliminamos las uñas al gato no son pocos. Además del dolor que sufrirá durante la operación, se está privando al animal de uno de sus mecanismos de defensa más elementales. Recuerda que los felinos usan sus patas y sus uñas prácticamente para todo. Las usan a lo largo de todo el día. Para relajarse estirándose en el rascador, para jugar atrapando sus juguetes, para rascarse… Date cuenta de que los gatos necesitan arañar porque es parte de su naturaleza. Lo hacen para liberar el estrés, para marcar el territorio, para ejercitar sus músculos, etc. Lo que tenemos que hacer es educarlos desde que son pequeños para que no arañen los muebles ni las cortinas. Y por supuesto, tener siempre a mano un cortauñas para gatos y usarlo con cuidado de no dañar el nervio que va por dentro de la uña. De hecho, sólo es necesario cortar la punta. No hay una frecuencia exacta para hacerlo. Se las cortaremos cuando estimemos que es necesario. Es importante hacerlo en un momento en el que el gato esté tranquilo. Lo tenemos que convertir en un momento de relax y tranquilidad, dedicando palabras tranquilizadoras al animal y acariciándole. Apretaremos suavemente la garra para que salga la uña y cortaremos. Hay que echarle paciencia porque puede que el gato solo nos deje cortarle las uñas de una pata. En este caso, mejor no forzar la situación y dejar la otra para otro momento.

uñas gato

Volviendo al tema de la desungulación, es importante recordar que, además de para todo lo anterior, las uñas también les ayudan para caminar. Las garras del animal cargan con todo su peso y les ayudan a sostenerse valiéndose de toda su extensión. Por lo tanto, cuando se le amputan las uñas, los felinos se ven obligados a modificar su postura.

Las asociaciones en defensa de los animales insisten en que desungular a un gato es no respetar su naturaleza. Los veterinarios nos recuerdan que es un proceso muy doloroso y que suele conllevar complicaciones en más de la mitad de los casos. Complicaciones como hemorragias o dolores que puede sufrir el animal para el resto de su vida. Puede provocarles también infecciones, fístulas, cojera o recrecimiento de las uñas. Como ves, es un procedimiento totalmente desaconsejable y de hecho vetado en muchas zonas de España. Por suerte, pocos veterinarios en nuestro país se prestan a hacerlo.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply