Mascotas

¿Es imposible lavar a un gato?

30 septiembre, 2015

Entre todos los cuidados que requiere un gato, lavarlo parece ser el que más misterio encierra, ya que en nuestra sociedad existe la creencia de que estos animales tienen miedo al agua. ¿Es falsa esta afirmación? No completamente. Pero sí que es cierto que podemos acostumbrar a nuestra mascota desde pequeño si lo hacemos con cuidado y de una forma progresiva.

Por lo tanto, bañar un gato es posible siempre y cuando el aprendizaje se haya realizado en la fase de socialización, mientras sólo es un cachorro. Esto comprende básicamente los dos primeros meses de vida. Si dejamos pasar este plazo, nuestro animal dejará de ser receptivo a cualquier enseñanza que intentemos darle.

No podemos pasar por alto que el baño constituye una especie de refuerzo en la relación que un gato tiene con su dueño. En este sentido, se encontrará al mismo nivel que, por ejemplo, el cepillado, los juegos o las caricias.

Es imposible lavar a un gatoUna idea que nos deberíamos quitarnos de la cabeza es que los gatos tienen miedo al agua. De hecho, no es nada extraño verlos jugar con ella o mojarse solos, por su propia cuenta. De hecho, algunas razas, como la Turco Van, viven y se alimentan de peces que ellos mismos pescan en los ríos.

Lo único que necesitamos para conseguir bañar un gato sin problemas es que aprenda esta actividad como algo placentero, que disfrute con su amo y que no lo vea como un sufrimiento.

Lo primero que tenemos que tener presente para lavar a nuestra mascota es que deberemos tomarnos nuestro tiempo. No podemos hacerlo deprisa y corriendo, sino que será necesaria al menos una hora para que el animal disfrute con su baño. En todo momento hemos de hablar y acariciar a nuestro gato de forma suave y relajada. De esta manera, no se disparará en él ninguna sensación de ansiedad.

Para bañarlo, no será necesario llevarlo a la bañera, sino que valdrá cualquier pila que tengamos en casa en la que entre cómodamente. Un aspecto que hemos de vigilar siempre y ser muy cuidadoso es la temperatura del agua. Es básico que esté tibia (alrededor de 30 grados) y que en el momento de introducirlo, tengamos a mano todo el material que necesitemos para no dejarlo solo. Esto comprende el champú específico para gatos, la toalla e incluso el secador.

Deja correr el agua durante unos instantes antes de empezar a bañar a tu gato, de esta manera, podrá acostumbrarse al ruido poco a poco, evitando que suponga un problema para él.

Comienza por mojarlo con la mano poco a poco y de forma suave. También puedes utilizar una esponja, siempre y cuando sea suave y no le rasque. Evita por todos los medios que el chorro del grifo le dé directamente, ya que puede provocarle rechazo.

Una vez que esté húmedo, comienza a enjabonarle con el champú, dejando que actúe unos cinco minutos. Transcurrido este tiempo, acláralo con abundante agua para que no quede sobre su piel o su pelo ningún rastro de jabón, ya que podría provocarle picores.

Es imposible lavar a un gatoUna vez que hayamos terminado, llegará el momento de secarlo, fase tan importante como el propio lavado. Comienza utilizando la toalla, que te permitirá retirar la mayor parte del agua que tenga tu mascota. Se puede utilizar un secador a baja potencia, ya que el ruido de estos aparatos suelen molestar mucho a los gatos. Prueba a encenderlo unos minutos antes para que se vaya acostumbrando a él.

Si te es imposible utilizar el sectador, utiliza dos o más toallas secas para ir retirándole toda la humedad, siempre con mimo y con caricias suaves. Si cuando acabe el baño no está muy asustado, es conveniente peinarlo poco a poco.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply