Otros temas

La gestión de los residuos de obra

19 abril, 2016

A la hora de gestionar los residuos de una obra es necesario, en la mayoría de los casos, contactar con una empresa de contenedores en Madrid. En las siguientes líneas de Eco-Jardín te explicamos cómo se regulan este tipo de tareas y qué hay que hacer para que el impacto sobre el medio ambiente sea el mínimo posible.

La gestión de los Residuos de Construcción y Demolición (RCDs) aparece regulada por una normativa concreta a nivel nacional aunque muchas CCAA tienen la suya propia. En esta categoría encontramos a los que se generan en las obras de construcción o demolición. Para ello se establece una gestión final específica. No entran en este listado:

  • tierras y piedras no contaminadas por sustancias peligrosas destinadas a reutilización, restauración, acondicionamiento o relleno.
  • residuos de industrias extractivas.
  • lodos de dragado no peligrosos.
  • residuos provenientes de obras menores de construcción o reparación (menos de 50 kilos de peso).
  • residuos generados en obras de construcción y demolición regulados por la legislación de residuos peligrosos y no peligrosos.

contenedores Madrid

¿Qué figuras intervienen en ámbito de la producción y gestión de los RCDs? Además de las empresas de contenedores Madrid, en el tema intervienen otros actores que queremos repasar. Se trata de la persona titular de la licencia urbanística necesaria para las obras; de la persona física o jurídica que efectúe las operaciones de tratamiento de los residuos y de la persona que importe RCDs de algún país de la UE. Puede darse el caso de que la persona que tenga los residuos de obra no esté autorizada para su gestión. Ahí entra en escena la figura del gestor del RCDs, el encargado de recogerlos, transportarlos, valorizarlos y/o eliminarlos.

Si en algún momento tienes este tipo de residuos en tu poder, has de saber que deberás entregarlos a un gestor autorizado para su reutilización o reciclado. Solo acabarán desechados en el vertedero los que hayan sido separados previamente de los materiales pétreos y de los residuos peligrosos que pueden resultar tremendamente contaminantes para el medio ambiente. Dicho de otra forma, sólo terminarán en el vertedero las tierras y piedras no reutilizadas, los rechazos inertes procedentes de las plantas de tratamiento y los materiales no peligrosos como plásticos o cartón que sean valorizables.

contenedores Madrid

Llegado este punto, es casi inevitable remitirnos al Plan Nacional de Residuos. Su objetivo no es otro que reducir el impacto medioambiental de determinadas actividades. Según datos oficiales, en España, el volumen de residuos de construcción y demolición asciende a 2-3 kilos por habitante y día. La intención del Ministerio de Medio Ambiente es que se recicle al menos el 60% de esa cantidad. Dentro de los RCDs encontramos por ejemplo el hormigón, los pavimentos asfálticos o los ladrillos. Todos han de ser almacenados por ejemplo en los contenedores de obra en Madrid  de cara a hacer todo lo posible para separar los restos de construcción y demolición y gestionarlos de forma correcta para reducir el impacto medioambiental. Obviamente, la producción de este tipo de residuos está relacionada directamente con la densidad de población del área en cuestión. Por último, a la hora de poner en marcha una Planta de Tratamiento de RCDs hay que tener en cuenta los factores técnico-ambientales y los condicionantes económicos.

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply