Renovables

¿Cómo funciona la energía solar fotovoltaica?

16 julio, 2015

Actualmente, existen dos formas principales de aprovechar los rayos del sol. Por un lado, nos encontramos con la energía solar fotovoltaica y, por el otro, la térmica. En este nuevo post, desde Eco-Jardín, nos gustaría explicaros un poco más de cerca el funcionamiento del primer tipo, una de las opciones con más futuro por delante.

Como ya hemos visto en un artículo anterior, el sol es una de las principales fuentes para obtener energía limpia y renovable. Todo el mundo está al tanto de esto. En cambio, no muchos son capaces de explicar cómo es posible transformar esos rayos en potencia para nuestros hogares.

Pero, lo primero de todo, ¿qué es la energía solar fotovoltaica? Básicamente será aquella que consigue una transformación directa de la energía del sol en electricidad. Vale. Esto está claro. Pero, ¿cómo se genera?

Energía solar fotovoltaicaLo primero que se nos viene a todos a la mente son esas placas solares que, a veces, vemos en campos o casas y que son las receptoras y captadoras de los rayos. Estas placas están formadas por diferentes módulos y, cada uno de ellos, por las llamadas células fotovoltaicas.

Estas células, a su vez, estarán compuestas por una o varias láminas de un material semiconductor y recubierto por un vidrio completamente transparente que permita que los rayos del sol y la radiación pasen por completo, evitando en gran medida las pérdidas de calor.

Normalmente, el material elegido para fabricar las células con las que conseguir producir energía solar fotovoltaica es el silicio, ya que se ha mostrado como una opción realmente eficiente, con rendimientos de entre el 14 y el 17%. Otros materiales, denominados de “segunda generación” son bastante más baratos, pero su productividad también es bastante inferior.

En cambio, para los grandes sistemas de concentración se utilizarán materiales que forman lo que se conoce como “multiuniones”, que consiguen potenciar el rendimiento, llegando a alcanzar hasta el 25 o el 30%. Uno de los objetivos de futuro de la energía solar fotovoltaica será aumentar la eficacia junto con un abaratamiento de los costes.

El proceso por el cual la energía del sol se convertirá en electricidad es relativamente sencillo. La luz que procede del gran astro está compuesta por fotones que incidirán directamente en las células creándose un campo de electricidad entre las diferentes capas. Cuanta más intensidad y potencia se reciba, mayor será el flujo de electricidad. Uno de los puntos fuertes de este sistema es que también funcionará los días nublados.

Energía solar fotovoltaicaLas células conseguirán crear electricidad en corriente continua que, a su vez, ha de ser transformada a alterna para que podamos utilizarla por los electrodomésticos y aparatos electrónicos de nuestra casa. El elemento que conseguirá este cambio se llama inversor, controlando en todo momento su uniformidad y calidad de la señal.

Por suerte, la energía solar fotovoltaica podrá ser utilizada tanto de forma aislada como en conexión con la red. Del primer modo, no existirá acceso alguno a la red eléctrica. Se trata de una opción muy aconsejable para aquellas poblaciones que están aisladas y en las que es muy difícil realizar conexiones, apostando por el autoconsumo.

En segundo lugar, también será posible conectarla a la red eléctrica, de manera que toda la corriente que creemos en nuestra instalación pueda ser vertida a ella como si fuésemos una central independiente.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply