Mascotas

La diabetes en los animales de compañía

21 abril, 2016

¿Sabías que, al igual que en los humanos, puede darse también la diabetes en gatos y en otros animales de compañía como los perros? En Eco-Jardín repasamos sus causas, sus consecuencias y, como no, su tratamiento.

A la hora de diagnosticar la enfermedad en las mascotas, los veterinarios recurren a determinados parámetros que indican su presencia. La verdad es que lo normal es que los perros tengan un tipo de diabetes y los felinos otra. En esencia, se trata de un trastorno hormonal habitual. Por eso decimos que es básico no darles a nuestras mascotas determinados alimentos como el chocolate. De hecho, ya repasamos el listado de cosas vetadas en otra entrada de Eco-Jardín. En definitiva, controlando la alimentación de nuestros animales de compañía estamos controlando la cantidad de azúcar que tienen en sangre.

diabetes en gatos

Aunque cualquier raza de gato puede padecer diabetes, es más común en siameses.

Como suele pasar en estos casos, hacer un diagnóstico precoz es fundamental para programar un tratamiento efectivo cuanto antes. La diabetes en gatos puede aparecer con independencia de su raza. En cambio, en el caso de los perros, hay casos en los que es más probable que aparezca la enfermedad como por ejemplo en las hembras de más de 7/9 años. En determinadas razas también es más común. Razas como el beagle, los caniches, los cocker spaniel, el schnauzer miniatura, el pug, el teckel, el terrier, el samoyedo, el golden retriever o el pinscher miniatura. Como decimos, cualquier raza de gato puede padecer diabetes. De todas formas, es más común en birmanos, burmés, siamés y comunes europeos. También son más propensos a padecer diabetes los gatos obesos, los que reciben una alimentación desequilibrada o los que toman corticoides. En este último caso lo que ocurre es que se daña el páncreas, el órgano encargado de producir insulina. También es más frecuente encontrar perros diabéticos entre los que padecen sobrepeso.

diabetes en gatos

Si notas que tu perro o gato bebe más de lo normal consulta a tu veterinario porque puede ser diabetes.

Si tienes gato, has de tener en cuenta que la diabetes mellitus es una enfermedad endocrina bastante común en estos animales. El tratamiento es diferente al de la diabetes que se puede presentar en un perro. Como en las personas, la diabetes puede ser de tipo I o II. La de tipo I es la que tiene que ver con los niveles de insulina. Es más frecuente en perros y se debe a la destrucción de las células B pancreáticas que producen esta hormona. En cambio, en la de tipo II la insulina no hace adecuadamente su función. Este tipo es más frecuente en los gatos machos viejos o en los castrados. Tenemos también que citar la diabetes secundaria, es decir, vinculada a otros trastornos.

Terminamos con los síntomas que nos tienen que conducir con nuestra mascota a la consulta del veterinario. Las señales más evidentes son:  aumento del apetito y la sed, mayor cantidad de orina emitida y pérdida de peso. Ten en cuenta que, si tu animal es diabético, tendrá mayor predisposición a las infecciones de orina ya que eliminará la glucosa al orinar. Como en las personas, la enfermedad es crónica. El tratamiento se asienta en tres pilares: dieta, ejercicio y medicación. Recuerda que la alimentación de un perro o un gato ha de ser alta en fibra y proteína y baja en grasas e hidratos de carbono.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply