Otros temas

¿Es lo mismo demoler que derribar?

11 marzo, 2016

Las empresas de alquiler de maquinaria pesada saben bien qué diferencia existe entre un trabajo de demolición y uno de derribo. ¿Y tú? ¿Sabes qué cuestiones los separan? Una demolición es deshacer una obra hasta su total desaparición. En cambio, un derribo es recuperar la totalidad o parte de los materiales.

La demolición de una construcción es necesaria cuando esta está muy deteriorada y su rehabilitación resultaría demasiado costosa. Es importante analizar bien la situación para determinar si se ha de optar por una demolición o por un derribo. Por ejemplo, será preciso derribar una edificación cuando se está ante lo que en la jerga constructiva se conoce como “ruina económica de un edificio”. Se trata de una situación en la que el coste de rehabilitar la obra es superior al 50% del valor de construcción de nuevo de la obra. Es decir, es más rentable derribar y construir de nuevo que rehabilitar. En cambio, si el coste de la rehabilitación  no supera el 50% del valor de hacerla de nuevo, cabe la posibilidad de optar por una rehabilitación.
empresas de alquiler de maquinaria pesada

 Hablamos de ruina inminente cuando la situación entraña un peligro para las personas y hay que actuar con urgencia. En estos casos lo normal es adoptar medidas de desalojo y de apuntalamiento del edificio. Además, la demolición o derribo de la finca ha de acometerse en un plazo corto de tiempo. En el caso de las demoliciones parciales, cuando un edificio no está totalmente en ruinas, ha de hacerse un minucioso estudio previo de la obra en cuestión. Puede ocurrir que, tras el análisis, se llegue a la conclusión de que todo el edificio está en ruinas y que hay que acometer una demolición total de la construcción.

empresas de alquiler de maquinaria pesada

Llegado este punto, se hace necesario distinguir entre distintos tipos de trabajos de derribo. El procedimiento está basado en los medios mecanizados más que en los manuales. Las empresas de alquiler de maquinaria pesada nos insisten en que antes de una demolición hay que estudiar varias cosas. Hablamos de los planos de los edificios a demoler, de los servicios existentes o de la naturaleza de los materiales de la construcción. Tras recabar esta información se hace el proyecto de demolición. En él tenemos que encontrar la memoria con el método que se va a usar, el pliego de condiciones, la documentación gráfica, las mediciones y el presupuesto. También se comprueba el estado de las edificaciones de las proximidades. Si la edificación incluye materiales especiales que supongan un alto riesgo para la salud como amiantos, fibrocemento o asbestos se ha de contar con una empresa especializada y autorizada por la autoridad laboral. El plan de trabajo de derribo ha de recibir el visto bueno del Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo de la Comunidad Autónoma correspondiente. Los métodos de demolición varían en función de la tipología estructural. Se trate de una demolición total o parcial, se usan una serie de herramientas determinadas que nos pueden proporcionar las empresas de maquinaria. Hablamos de retroexcavadora, brazo demoledor, martillo picador, cizallas, bola de demolición, etc. Cuando se terminen los trabajos, los escombros se trasladarán mediante rampas, tolvas o sacos.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply