Agricultura / Jardinería

¿Cuándo se podan los árboles?

28 marzo, 2016

Cualquier empresa de talas y podas en altura de Madrid te recordará la importancia de acometer estas tareas cuando corresponda y haciendo uso de las herramientas adecuadas. En Eco-Jardín repasamos las premisas básicas a la que atender a la hora de podar árboles y arbustos.

En lo relativo a los árboles ornamentales existen 3 tipos de poda: de formación, de mantenimiento y podas excepcionales. La poda de formación se acomete durante los primeros años después de plantar el árbol. Se trata de conducirlo para obtener una estructura de ramas principales fuertes y bien distribuidas. Otro objetivo de este tipo de poda es situar la copa a determinada altura. Por su parte, la poda de mantenimiento se acomete cuando el árbol ya está formado y la copa se sitúa a determinada altura. Este tipo de poda se acomete de forma periódica durante toda la vida del árbol o arbusto. Se trata de eliminar elementos indeseables como pueden ser ramas secas, tocones o chupones. Ten en cuenta que algunas ramas pueden estorbar el paso de personas o tocar cables o edificios. En estos casos deberemos contar con los servicios de una empresa de talas y podas en altura en Madrid. Dentro de esta poda de mantenimiento encontramos una poda especial llamada topiaria. Se trata de mantener perfiladas copas con formas geométricas. Por último, las podas excepcionales no suelen estar aconsejadas por los profesionales. Aun así, se acometen tanto en el arbolado urbano como en los jardines privados. De todas formas, lo aconsejable es recurrir a ellas sólo en caso de extrema necesidad. Su cometido es reducir el volumen de copa de los árboles echando mano de la motosierra.

 

talas y podas en altura madrid

Dentro de las podas excepcionales encontramos dos tipos: terciado y desmochado. El primero es cortar todas las ramas del árbol dejando un tercio de su longitud aproximadamente. El desmochado es más radical ya que se trata de cortar las ramas a ras del tronco.

Pasamos ahora a la época de poda. El mejor momento es el invierno y preferiblemente a finales para evitar el frío muy intenso. Se poda en esta estación del año por varias razones. La primera es que en primavera y verano los árboles necesitan más la savia que se fabrica en las hojas. Si los podásemos la consecuencia sería un parón en el crecimiento y el consiguiente debilitamiento del árbol. Ciertas especies como los abedules, los chopos o los nogales pierden mucha savia si se podan en primavera o verano. Es lo que en este ámbito se conoce como “sangrar”. En consecuencia, la poda de las coníferas en invierno reduce al mínimo la pérdida de savia y resina por el corte de las ramas. Además de lo anterior, otra de las razones para podar en invierno es que se ve mejor el armazón de las ramas y es más sencillo seleccionar lo que se corta y lo que no.

talas y podas en altura madrid

Con todo lo anterior no queremos decir que haya que podar exclusivamente en invierno sea cual sea la especie. Por ejemplo, los árboles y arbustos que florecen al inicio de la primavera no se deben podar en invierno, sino que hay que esperar a que florezcan para no interferir en la floración.

 

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply