Mascotas

La alimentación de un gato recién nacido

19 noviembre, 2015

Casi todas las personas saben a grandes rasgos cómo cuidar un gato cuando es adulto. Pero, ¿qué ocurre cuando es un recién nacido de apenas unos días o semanas de vida? ¿Aparte de protegerle y procurarle un espacio para él, cómo ha de ser su alimentación? Es muy importante focalizarnos en este aspecto, ya que influirá decisivamente en su estado de salud presente y futuro.

Según todos los especialistas, la época en la que un gato pasa de la infancia a la edad adulta joven puede alargarse durante aproximadamente un año. En las primeras 20 semanas de vida (unos cinco meses), su peso de nacimiento puede verse aumentado de forma considerable.

No es a partir de la semana 26 de vida cuando los cuidados de un gato pasarán a centrarse en una adultez joven, aunque el crecimiento seguirá imparable hasta alcanzar los 12 meses de vida. En este sentido hay que tener presente que la energía que gasta un recién nacido es el doble de la que utiliza un o maduro.

La alimentación de un gato recién nacidoUno de los aspectos más importantes sobre cómo cuidar un gato recién nacidos es que a partir de la sexta u octava semana de vida deberán estar destetados completamente y acostumbrados a una dieta normal y, sobre todo, balanceada para asegurar un crecimiento sano y saludable.

Por ejemplo, los gatitos necesitarán una alimentación que les asegure unos niveles de proteínas mucho más altos que un gato maduro. Lo mismo ocurre con el aminoácido de la taurina. La falta de este componente en la dieta de esta mascota puede provocar problemas de visión, reduciendo notablemente su capacidad de percibir su alrededor.

Es por esto que la comida de gato que le sirvamos a nuestro animal ha de estar perfectamente indicada para su edad, sin saltarnos etapas, por muy pequeñas que sean. Los piensos y alimentos a la venta en tiendas especializadas están pensados y elaborados para un crecimiento sano y responsable.

Además, la utilización de estos productos completos y balanceados nos evitarán tener que complementar la alimentación del gato con vitaminas y minerales.

Durante esta etapa en la vida de un gato, será tan importante la calidad de la comida como la cantidad de veces que comerá. Lo normal es que sean tres, repartidas de una forma equitativa y siempre a la misma hora. También habrá que procurarles una fuente de agua limpia y fresca para que puedan calmar su sed.

Cómo cuidar a un gatoOtro de los aspectos a cuidar será humedecer un poco el alimento que le proporcionemos para que pueda tragarlo con mayor facilidad. Este punto es bastante importante en las primeras semanas, tras haber abandonado la ingesta de la leche para gatos.

A partir de los seis meses de vida y hasta el año, habrá que disminuir la cantidad diaria de comidas hasta dos, ajustando la cantidad para obtener una condición física del animal aceptable.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply